• Rodrigo Unda

Carta: La incógnita Newton de Catherine Shaw

Actualizado: jul 5

Tres asesinatos, un problema matemático y un premio lleno de orgullo y honor. Misterio y crimen en esta ligera novela.


Leila Schneps (Catherine Shaw)

Matemática estadounidense que se ha dedicado a escribir artículos académicos, incluyendo libros generales de matemáticas. Bajo el nombre de Catherine Shaw, ha escrito una serie de libros de misterio y crimen con una temática de la carrera que estudió. Ha ganado varios reconocimientos y premios por sus investigaciones, además de puestos importantes en Francia y Alemania. Promueve la importancia del uso apropiado de las matemáticas y estadística en procesos criminales.


Vanessa Duncan es una joven institutriz que ha empezado a trabajar como maestra de niñas. Teniendo la oportunidad de relacionarse con las más privilegiadas mentes matemáticas de la ciudad, se entera que todos están inmersos en la investigación del "Problema de los tres cuerpos". El rey Óscar de Suecia ha decidido que para su 60 aniversario dará un sustancial premio a aquel matemático que consiga resolver el problema, que fue planteado por vez primera por Isaac Newton. Sin embargo, todo da un giro inesperado cuando uno de los matemáticos es asesinado. Vanessa recorrerá Europa con tal de probar que su enamorado llamado Weatherburn, es inocente.



Ya tenía tiempo de no leer misterio, y al haber recibido este libro como regalo hace mucho tiempo decidí darle una probadita. Me gustó la premisa y el hecho de que tuviera que ver con matemáticas ayudó.


Algo que me pareció interesante desde el principio fue el método por el cual se nos narraba la historia. Todo era por medio de cartas que Vanessa le mandaba a su hermana gemela Dora, así que gracias a eso nosotros pudimos ser partícipes del relato. Lo único malo fue que solamente leíamos la perspectiva de Vanessa, ya que las cartas de su hermana nunca las vimos.


He de decir que al principio me costó agarrarle la onda a la lectura y eso debido a la gran cantidad de nombres y apellidos con los que la autora nos bombardea, y al ser apellidos tan extraños como Weatherburn, Mittag-Leffler, Squires, Bexheath, Haversham, pues comprenderán mi confusión. Para mi sorpresa, algunos de estos apellidos son reales, al igual que los personajes. Aunque la historia no esté basada en hechos reales, el concurso que realizó el Rey de Suecia fue real, asimismo el problema que lo conformaba.

Esto a su vez facilitó la inclusión de personajes literarios en la historia, cosa que me pareció muy padre. Lewis Caroll como un famoso creador de acertijos matemáticos y Oscar Wilde como el director de una revista femenina The Woman's World.


Como mencioné al principio, las matemáticas le dan un factor único a este libro, ya que no es común leer ejercicios matemáticos o acertijos de la misma índole en novelas de misterio, pero aquí son incluidas de una manera original y fácil de entender, así que si no te gustan, no pasa nada.


Pasando a la historia, desde que la comencé me di cuenta que iba a tener bastante relleno, estaba en la página 60 y solamente nos dieron una mínima explicación del crimen. Comprendo que era para presentarnos a los personajes, pero en ciertos puntos era simplemente llenar las páginas con sucesos que no aportaban a la historia.


Y eso trae una de las cosas que más me disgustaron del libro, y fue la poca importancia de la protagonista en la historia. Y me preguntarán ¿cómo puede la protagonista no ser relevante? y la verdad es que durante 3/4 partes del relato solo funge como narradora de la historia. Si convive con los demás personajes y está relacionada con el caso solamente porque se lleva con el acusado, pero durante 230 páginas de las 317 que tiene el libro no hizo nada que afectara a la historia principal.


Cuando Vanessa empieza a ser relevante es cuando decide irse a recorrer Europa en busca de testimonios que puedan declarar inocente a su enamorado, lo cual me dejó con un muy mal sabor de boca. No tenía dinero, no sabía hablar otros idiomas, no tenía pistas y milagrosamente todo se le facilitaba y conseguía avanzar en sus planes, lo que le quitó mucho realismo a la historia. Además de que cuando finalmente explica sus conclusiones de la investigación que hizo, todas son simples conjeturas que en un caso real hubieran sido motivo de risa para el jurado, juez y abogados.


La novela en si cuenta con misterio porque no sabes quién fue el asesino y su motivo, pero aun así sentí que le faltó crear más tensión y más adrenalina. No es una novela que te mantendrá mordiéndote las uñas. La mayoría de la lectura es presentarte el caso, un juicio y ya las últimas 60 páginas la investigación de Vanessa. Entonces no hay mucha acción.


Otra cosa que me disgustó fue que había sucesos que traían demasiada fluidez, rapidez y tensión acumulada y cuando la adrenalina del personaje se percibía alta, la autora cortaba todo esto con algún pensamiento irrelevante o diálogo innecesario. En serio que eso me quitó muchas veces el ritmo que llevaba.


Para concluir, su desenlace busca dejarnos el mensaje de que Vanessa hizo todo el esfuerzo que hizo por querer justicia, pero claramente durante toda la novela uno se da cuenta de que todo lo hizo porque el condenado le gustaba y había química entre ellos. Jamás percibes que lo hiciera porque un inocente estaba en la linea de fuego.


La incógnita Newton

En lo personal, no es una novela que me pareciera interesante o intrigante. No la recomendaría porque la verdad es que yo no la disfrute. Si seguí leyendo fue simplemente por querer saber quién era el asesino. Comprendo que es la primera novela de la autora, y soy consciente de que tiene ahora 3 libros más con Vanessa de protagonista, pero no me quedo con ganas de leerlos.


Ojalá te haya servido mucho esta reseña, si así fue, no dudes en compartirla con tus amigos o familiares que disfruten de la lectura. Si con esta reseña te animaste a leerlo, nada me haría más feliz que saberlo, tómale una foto y etiquétame en redes sociales para poder compartirlo. Me encontrarás en Instagram y Facebook como @cartasdeunlector. Ahí subo contenido exclusivo para que tú puedas aprender nuevas cosas dentro del ámbito literario. Instagram: @cartasdeunlector. Facebook: Cartas de un Lector.

¡Nos leemos en la próxima reseña o recomendación!



20 vistas

© 2020 CARTAS DE UN LECTOR · POR RODRIGO UNDA