• Rodrigo Unda

Carta: La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey de Mary Ann Shaffer

Libros que hablan de libros. Una novela inteligente y conmovedora que hará que te olvides de que es ficción y de que sus personajes no son tus amigos.


Mary Ann Shaffer

Fue una escritora estadounidense. Compaginó su amor por la literatura con su oficio de bibliotecaria y editora.

Un viaje a la isla de Guernsey en 1976 la obligó a esperar en un aeropuerto durante horas por causa de la niebla, lo que la permitió leer Jersey Under the Jackboot, un libro sobre la ocupación alemana durante la Segunda Guerra Mundial. Esto le sirvió de inspiración para su novela acabado por su sobrina Annie. Mary Ann Shaffer falleció a causa de una enfermedad sin ver publicado este libro.

En un Londres devastado por las bombas y que empieza a recuperarse de las terribles heridas de la Segunda Guerra Mundial, Juliet Ashton, una joven escritora en busca de inspiración novelesca, recibe la carta de un desconocido llamado Dawsey Adams. El hombre, que vive en la isla de Guernsey, un pequeño enclave en el canal de la Mancha, está leyendo un libro de Charles Lamb que había pertenecido con anterioridad a Juliet.


Dawsey es miembro del club de lectura La Sociedad Literaria del Pastel de Piel de Patata de Guernsey, creado en circunstancias difíciles durante la contienda, una rareza en tiempos de ocupación alemana. Cuando Juliet acepta la invitación de estos excéntricos lectores para visitar Guernsey, entiende que ellos y su increíble sociedad literaria serán los personajes de su nueva novela, y su vida dará un vuelco para siempre.


Después de enterarme que este libro hablaba de libros, lo compré. Desde pequeño me he enamorado de este tipo de historias que te demuestran una y otra vez la importancia de la literatura y cómo puede unir a la gente. Recientemente tuve mi primera experiencia en una lectura conjunta y comprendí en carne propia ese sentimiento.


Para comenzar con la reseña, me sorprendí de que toda la novela estuviera en formato de cartas. Cada narración es a través de este medio de comunicación que me encanta (por algo mi nombre es Cartas de un lector). Además, su historia me atrapó desde el principio. Y podría pensarse que al tener un formato así, habrá detalles que se pierdan, pero no fue así en lo absoluto. Tal vez algunos mínimos detalles, pero logré conocer todo lo relevante a la historia. La autora consiguió mostrarme todo lo que necesitaba saber.


Comprendí desde las primeras páginas, que este sería un libro memorable y digno de recordar para siempre. No solo porque nos hablan de los libros y sus beneficios, sino también nos hablan del mundo editorial. Conocí el proceso de los tours para promocionar un libro, pláticas entre editor y escritor, publicidad y periodistas maleducados.


Y adentrarse en diferentes perspectivas y aprender cosas nuevas es algo que me encanta, por eso no pude soltar el libro por un buen rato. Con su lenguaje coloquial e inmersivo, hizo que la lectura fluyera y me entretuviera.


A lo largo del libro encontré a una gran cantidad de personajes, tanto los que ya estaban en el circulo de Juliet, la protagonista, hasta los nuevos amigos que surgen, los pertenecientes a la sociedad literaria.


Cada uno de ellos tiene una personalidad única, pero todos son modestos, humildes, amigables y humanos. Los sentí bastante reales y conocí sus actitudes a través de cartas que mandan para platicarle a Juliet sobre su estancia en la sociedad literaria.


La autora logró que los personajes se vuelvan memorables y los sintiera cercanos. Se convirtieron en nuevos amigos tanto para Juliet como para mi.


Al ser ambientado después de la Segunda Guerra Mundial, pude encontrar un Guernsey precavido y con ganas de regresar a su vida normal después de haber sido dominados por soldados alemanes. Algunos relatos son conmovedores y desgarradores, me pegaron en el corazón por su buena narración. Conecté con el dolor y sufrimiento de cada persona.

Tenía un humor simple pero efectivo, mostrándome momentos súper divertidos y graciosos. Ese contraste fue bastante bien manejado por la autora.


Con cada relato fui conociendo más a la sociedad literaria, comprendí el porqué de su nombre y cómo cada uno de sus integrantes se vieron salvados por los libros. Y como gracias a esta iniciativa se convirtieron en grandes amigos. Una amistad que creció y se vio arrinconada por momentos tristes y felices, tan bien descritos que sentí que formaba parte del círculo.


Y justo eso me ayuda a pasar al tema de la ambientación. Realmente sentí que respiraba el aire de Guernsey, lo sentí como casa. Percibí el paraíso que tanto describían.


Eso si, en algunos momentos llegué a sentir tediosa y cansada la lectura por algunas narraciones innecesarias o cambios muy rápidos entre narraciones, lo que al principio logró confundirme y despistarme. Aunque fueron pocas las ocasiones, estuvieron presentes.


Las últimas 100 páginas fueron lo mejor, ya que fueron como una montaña rusa que solamente iba para arriba. Cada vez me ponía más feliz y contento. Es de esos libros que no necesitan conflictos para que tenga ritmo la trama. Me vi constantemente sorprendido sonriendo y riendo entre páginas, encariñado ya con todos los personajes.


Ahora, el desenlace fue sorpresivo para mi. Y no tanto porque algo radical pasara, sino porque acabó sin que me diera cuenta. Fue bastante abrupto, ya que de la nada volteé la página y apareció el título de “Agradecimientos”. No podía creerlo. Quería saber más de los personajes, sus uniones y su futuro.


Aun después del impacto inicial, me puse a reflexionar sobre los temas principales de la autora en esta novela. Hay observaciones sobre la guerra, el amor, la amistad y la literatura como sustento.


Fue una novela bastante humana, entretenida e inteligente. Logré sentirme parte de la sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey. Comprendí como la literatura realmente une a la gente y terminé agradecido con la autora porque consiguió que me olvidara por un momento de que estaba leyendo una novela, y de que todos sus personajes no existen, y consecuentemente, no son mis amigos.


Ojalá te haya servido mucho esta reseña, si así fue, no dudes en compartirla con tus amigos o familiares que disfruten de la lectura. Si con esta reseña te animaste a leerlo, nada me haría más feliz que saberlo, tómale una foto y etiquétame en redes sociales para poder compartirlo. Me encontrarás en Instagram y YouTube como @cartasdeunlector. Ahí subo contenido exclusivo para que tú puedas aprender nuevas cosas dentro del ámbito literario. Instagram: @cartasdeunlector. YouTube: Cartas de un Lector.

¡Nos leemos en la próxima reseña o recomendación!



110 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook - círculo blanco
  • goodreads
  • Tik Tok

© 2020 CARTAS DE UN LECTOR · POR RODRIGO UNDA