top of page

Carta: Los inmortales de Chloe Benjamin

Actualizado: 22 nov 2020

¿Te imaginas conocer la fecha exacta de tu muerte? Con esta novela podrás adentrarte en la vida de cuatro chicos que decidieron conocerla.



Es licenciada por el Vassar College y tiene un MFA. En ficción por la Universidad de Wisconsin-Madison. Su primera novela, La anatomía de los sueños (Planeta, 2015), recibió el Edna Ferber Fiction Book Award. Ha dado clases de ficción y poesía en la universidad de Wisconsin-Madison y en el colegio Edgewood. Los inmortales es una de las novelas más aclamadas de 2018 por medios como The New York Times, Entertainment Weekly, Harper’s Bazaar y The Huffington Post, entre otros.


 

En 1969, en un barrio de Nueva York, se rumora la llegada de una adivina que asegura conocer el día de la muerte de las personas. Los hermanos Gold, a pesar de su corta edad, deciden ir y escuchar lo que les depara el futuro. 



El miedo a la muerte es una constante en esta sociedad llena de peligros e incertidumbre, recuerdo que de pequeño yo era de esas personas que lloraba al pensar en que la muerte podía llegar en cualquier momento. Este libro me parece que afronta este tema de manera sublime y si a ti te han pasado este tipo de pensamientos, estoy seguro de que disfrutarás la lectura.


El concepto se me hizo bastante interesante y original, me condujo muy fácil a la reflexión y a preguntarme si me gustaría saber la fecha exacta de mi muerte, debido a que iba conociendo los pensamientos y decisiones que los personajes tomaron a partir de obtener esta información.


Iremos conociendo de uno por uno a los cuatro niños Gold que tomaron la fuerte decisión de ir con una adivina para saber el día de su muerte, y aunque no creyeran por completo, los miedos los inundaron desde el segundo en que escucharon la profecía. Cada personaje atraviesa una dificultad distinta por sus decisiones, actitudes y orientaciones. Eso me gustó porque hubo variedad en las personalidades.


Con Simon, el más joven de todos, descubrimos su orientación sexual y al mismo tiempo la discriminación que vivían los homosexuales en la década de los 80, incluyendo las dificultades que llegaron cuando el “Cáncer de los gais” (VIH) apareció para matar a muchos. Me encantó la forma en la que se abordó el tema, porque nos muestra a un Simon completamente dispuesto a enfrentar la vida que aún con miedos, decidió vivirla al máximo. Lo único es que me hubiera gustado que su historia no acabara tan rápido, que pudiera conocer más de él.


Continuando con la tercera hija, Klara, tengo que decir que es mi personaje favorito. Su historia se me hizo enternecedora, emotiva y valiente. Su dificultad fue desarrollar su hobbie y convertirlo en profesión, ya que al ser mujer en una sociedad que controlaba el hombre, era difícil que la tomaran en serio. Su narración fue poética, la autora supo conectar las vivencias del personaje con las reflexiones que ofrecía al lector.