top of page

Carta: La mujer del viajero en el tiempo de Audrey Niffenegger

Actualizado: 22 nov 2020

Una enfermedad incurable y un amor que perdura con el tiempo. Esta novela nos hará viajar a través de una infinidad de emociones.


Es una escritora e ilustradora estadounidense. Su primera novela fue la fantasía romántica “La Mujer Del Viajero En El Tiempo” (2003), libro que cosechó estimables ventas en su país y que fue llevado al cine. Su segunda novela fue “Una Inquietante Simetría” (2009).

También ha publicado varias novelas gráficas con trazos góticos.

Al margen de su labor como escritora, Audrey impartió clases de creación literaria en la Universidad de Columbia de Chicago.

 

Henry es bibliotecario y padece una extraña disfunción genética que le hace viajar involuntariamente en el tiempo; Clare, su mujer, es artista. Su amor es apasionado y solo aspiran a llevar una vida normal. Sin embargo, los viajes al pasado y al futuro de Henry, que a veces producen situaciones comprometedoras y otras divertidas, son un desafío a su relación.


Me gustaría darle una introducción muy filosófica y poética a este libro, sin embargo, me es imposible porque me cuesta todavía procesar que la novela terminó.

Desde hace semanas lo compré porque los viajes en el tiempo son extremadamente fascinantes para mi (Volver al futuro es mi trilogía favorita). No esperé nunca encontrarme con un romance tan bien narrado y que se impregnara como perfume en la piel. Pero para no hacer más largo el cuento, aquí van mis opiniones.

Desde las primeras páginas me di cuenta de que este libro tendría algo que muchos otros no tienen, sabía que era único. El concepto de la novela me fascinó desde la página 22 donde conocía los infortunios de nuestro protagonista Henry; toda esta narración me provocó intriga e ilusión.

Además, salí sorprendido al encontrarme no solo con ciencia ficción, sino también una gigantesca porción de romance. Muy bien mezcladas para que te sumerjas en la historia y te pongas en los zapatos de cada uno de los personajes, Henry y Clare.

La descripción de los lugares, por más simples que fueran, lograron transportarme impecablemente a una oficina, a un estudio o a una biblioteca. Sentí que estaba cerca de Henry cuando desaparecía sorpresivamente o a lado de Clare cuando ya no encontraba a su esposo.

Fue aquí donde me puse a investigar más sobre la autora y me enteré de que esta era… ¡su primera novela! No podía con tanta admiración. Además de ser una novela creativa y original, le aplaudo el uso de los tiempos. La cronología establecida es maravillosa y para nada complicada o confusa. Vemos cuando Henry regresa en el tiempo, cuando vuelve al presente o viaja al futuro. Considero que una palabra que aplica durante todas las páginas es: Congruencia. Todo tiene sentido, todo encaja, todo está bien meditado, planeado y escrito.

Y para ser ciencia ficción, todo parece bastante real. Llegué a pensar que esto es posible, que podía encontrarme con un Henry del futuro o del pasado.