• Rodrigo Unda

Carta: ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick

Novela futurista que te hará viajar en el tiempo y te adentrará en un mundo lleno de robots humanoides


Philip K. Dick

Autor estadounidense, creador de 36 novelas de ciencia ficción y 121 relatos breves en donde profundiza en la esencia humana y el riesgo del estado centralizado. Entre sus novelas más destacadas está ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968), la cuál inspiró la adaptación cinematográfica titulada Blade Runner (1982), además de Desafio total, Minority Report (1956) y El hombre en el castillo (1962), las cuales también fueron llevadas a la pantalla grande. Aclamado por la crítica e incluido en el Salón de la Fama de la Ciencia Ficción en 2005, Dick enfocó su trabajo en cuestiones metafísicas relacionadas con la naturaleza de Dios.

La guerra mundial del año 2021 terminó con la vida de millones de personas, sin mencionar el desastre de los ecosistemas y la extinción de la mayoría de las especies animales. Los supervivientes compran las últimas especies vivas con tal de contar con una criatura viva, y aquellos que no pueden pagar por una, se conforman con una réplica demasiado realista. Incluso seres humanos son construidos por las empresas, sin embargo algunos robots se vuelven rebeldes y deben ser retirados por los cazarrecompenzas. Rick Deckard recibirá la tarea de eliminar a seis nuevos robots, que cuentan con un cerebro más moderno. Los Nexus-6 le darán batalla, al ser prácticamente indistinguibles de los seres humanos.



Esta novela tiene un título bastante atractivo y una sinopsis que me incitó a comprarlo sin pensarlo. Y considero que el hecho de que los acontecimientos suceden en el año 2021 (exacto, el próximo año), fue lo que me emocionó más de la historia.


Disfruto mucho de la ciencia ficción y con esta novela nuevamente pude dejar a mi imaginación volar y soñar con un futuro tecnológico (y distópico).


Esta historia comienza con el fin de la guerra mundial, que causa el exterminio de muchas especies y la muerte de millones de seres vivos. Muchos tuvieron que emigrar a Marte y otros se tuvieron que quedar en la tierra donde codician tener a una criatura viva de mascota, desde un pequeño grillo, hasta una imponente avestruz. Ya desde las primeras página fui hipnotizado por la creatividad del autor, ya que logró plasmar muy bien su idea del futuro y la sociedad futura, lo cual estoy seguro no ha de ser sencillo.


Como en todas las historias futuristas, hay ciertas inconsistencias, dadas por el avance tecnológico real que hemos visto al pasar los años, sin embargo el concepto y la trama se manejan muy bien. Inclusive al tocar temas como lo son incluir a un mesías y un sistema de fe único, probando que no importa cuánto cambiemos como sociedad y cuántos avances tecnológicos haya, siempre el ser humano buscará a una entidad máxima. Aun con el buen desarrollo de este subtema, considero que sin este se hubiera logrado el mismo impacto.


Disfruté mucho el concepto del mercado de animales y los grandes deseos de tener a uno vivo como hoy en día se desea un celular último modelo. Los altos costos de tener una cabra o una oveja, y si no puedes pagarla, porqué no, comprarte una réplica electrónica. Es muy curioso, divertido y sobretodo original.


También salí muy impresionado por nuevas ideas que surgieron en mi mente mientras pasaba las páginas. Y es que nunca me había puesto a pensar en que pasaría si un robot fuera tan realista que no lo diferenciarías con un ser humano. Y todas las dudas que surgían, iban resolviéndose al momento, desde cómo identificarlos, hasta que leyes aplicarían con ellos. Muy bien desarrollado.


Mi único disgusto fue la rapidez con la que concluía algún ciclo o problemática. En una oración podía el protagonista vencer al rival más fuerte, o convencer a un superior de hacer algo peligroso. Fue muy corto para mi gusto, siento que se pudo explayar sin problema, consiguiendo que el lector disfrutará más de la tensión del momento.



En fin, fue una historia que en verdad disfruté y no pude soltar en los últimos capítulos. Me agradaron los personajes y su desarrollo que llega a ser profundo. Me gustaría saber más acerca del futuro de esta historia y qué sucede con algunos personajes, además de querer comprarme una avestruz, aunque sea réplica electrónica.



Ojalá te haya servido mucho esta reseña, si así fue, no dudes en compartirla con tus amigos o familiares que disfruten de la lectura. Si con esta reseña te animaste a leerlo, nada me haría más feliz que saberlo, tómale una foto y etiquétame en redes sociales para poder compartirlo. Me encontrarás en Instagram y Facebook como @cartasdeunlector. Ahí subo contenido exclusivo para que tú puedas aprender nuevas cosas dentro del ámbito literario. Instagram: @cartasdeunlector

. Facebook: Cartas de un Lector
.

¡Nos leemos en la próxima reseña o recomendación!



0 vistas

© 2020 CARTAS DE UN LECTOR · POR RODRIGO UNDA