Carta: Aura de Carlos Fuentes