top of page

Carta: A sangre fría de Truman Capote

Actualizado: 22 nov 2020

Un crimen que parecía imposible de resolver es magníficamente narrado por Capote, transmitiendo los miedos y crueldades del ser humano.


Truman Capote foto
Truman Capote

Nació en Nueva Orleans (Louisiana). A los 23 años publicó su primera novela, Otras voces, otros ámbitos (1948), que obtuvo un éxito extraordinario. Entre sus obras se encuentran: Un árbol de la noche y otros cuentos (1949), El arpa de hierba (1951), Se oyen las musas (1956) y Desayuno en Tiffany’s (1958). Su libro más famoso es A sangre fría (1966), una “novela-documento” que relata el asesinato, sin motivo aparente, ed los cuatro miembros de una familia de Garden City, Kansas.


 

El 15 de noviembre de 1959, en un pueblecito de Kansas, los cuatro miembros de la familia Clutter fueron salvajemente asesinados en su casa. Los crímenes eran, aparentemente, inmotivados, y no se encontraron claves que permitieran identificar a los asesinos. Cinco años después, Dick Hickcock y Perry Smith fueron ahorcados como culpables de las muertes.


Antes de A sangre fría, no había leído nada de este género de novela de no-ficción y es porque disfruto mucho del drama, tensión y misterio que una historia inventada puede tener, sin embargo termine bastante sorprendido al terminar este libro.


La narrativa que mantiene desde el inició tiene su buena parte de misterio, tensión y suspenso, inclusive sabiendo desde la página uno quienes son los que llevaron a cabo el asesinato. Y esto se logró gracias a que todavía no conocíamos el motivo de los asesinos, que para los detectives a cargo del caso fue desconocido hasta después de un buen tiempo. El autor nos hace pasar por esa intriga y desesperación por saber el porqué y el cómo. Conocemos la historia con las narraciones intercaladas entre victimas, culpables, testigos y la comunidad.


Algo que disfruté bastante fue que no solo nos narra los hechos e historial de las victimas, también recibimos la historia de los asesinos. Conocemos que fue lo que los llevó a cometer tal crimen, además de su infancia, cómo toda su vida fueron desarrollando deseos de venganza, culpa, violencia, envidia, orgullo y odio. Conocemos cómo los vivieron sus familiares y conocidos, las cartas que les enviaban y las visitas que les hicieron. Toda una experiencia bastante inmersiva.


El fascinante trabajo de investigación que hizo Capote llena de detalles todos los sucesos, incorporando también las actividades realizadas por los mismos asesinos una vez que escaparon de la escena del crimen, detalles que me parecieron fascinantes e interesantes. Me sorprendió la cantidad de información verídica que encontró y le aplaudo enormemente el esfuerzo hecho.


Los interrogatorios no pueden faltar en un caso como este y nuevamente mi admiración hacia el autor creció. La narración, fluidez y ritmo que tiene esta parte hizo que me diera cuenta de la difícil tarea que es encontrar un asesino y hacerlo confesar. Además de que gracias a esta parte del proceso uno puede advertir las suposiciones y sospechas que tenían los detectives, y gracias a la pluma de Truman, también los hechos reales narrados por los culpables.