Carta: Cara de liebre de Liliana Blum

Irlanda nunca para de cazar, y la oportunidad de conseguir un novio acaba de surgir en el grupo que toca en La Cebolla de Cristal...

Liliana Blum foto
Liliana Blum

Escritora mexicana nacida en Durango. Estudió Literatura Comparada en la Universidad de Kansas y colaboró con gran cantidad de publicaciones estadounidenses. Cuenta con obras como El monstruo pentápodo, Pandora y Todas hemos perdido algo, que le han otorgado el reconocimiento en México, con premios como el Cértamen Regional de Minicuentos Cripil 2005 y Premio Nacional de Cuento Mérida Beatriz Espejo 2005.


 

El grupo que toca en el escenario da pena, aunque el vocalista no parece un mal partido. La atmósfera oscura es la adecuada para ocultar la cicatriz en su rostro, la dolorosa marca de las cirugías a las que fue sometida de niña debido a su labio leporino y que la hizo merecedora del cruel apodo de Cara de Liebre.


Su aire desinhibido y su cuerpo exuberante logran llamar la atención del cantante, de hermosos ojos azules pero cuerpo fofo y deforme. Es el elegido. Después de conversar un rato, ella lo lleva a su casa. Es curioso —piensa— que el narcisismo del hombre le haga creer que la iniciativa es suya, cuando no sabe lo que le espera…



En el 2020 leí “Todas hemos perdido algo” de Liliana Blum y su narrativa me dejó con ganas de más, pero tuvo que pasar un año y varios meses para que leyera Cara de liebre. Lo mejor es que junto con ustedes tuve la oportunidad de platicar con la autora.


El libro comenzó muy misterioso, con una esencia que me inspiraba mucha intriga. Eso si, como buen comienzo de libro, estaba muy confundido al no conocer muy bien a los personajes. Los capítulos se van intercalando entre la narrativa de Irlanda y Tamara, pero eso no lo sabía… Creo esa confusión hizo que quisiera seguir leyendo con prisa.


Poco a poco fui conociendo a nuestras dos protagonistas, las cuales me parecen fenomenales y muy buen desarrolladas. Hay puntos en donde conocemos que las llevó a convertirse en quienes son. Y disfruté que entre ellas hay un gran contraste. Una está llena de rencores y dolores, mientras la otra llena de ambiciones y añoranzas.


Los capítulos son cortos e intensos, me gusta que sean así porque no se siente pesada la lectura. Y si a eso le sumas que hay muchas emociones que te permiten conectar y empatizar, te das cuenta que se te va de volada la novela.


Descripciones nauseabundas, es decir, muy buenas respecto a los olores. Todo se siente como si estuviera en tu habitación. El olor de un cadáver en descomposición era asqueroso. La autora mencionaba que no realizó mucha investigación sobre los actos que provocaban estos olores, y aun así se siente todo muy realista.


Capítulo tras capítulo no sabía como me sentía. Algunas narraciones eran tan dolorosas que sentía tristeza y desesperanza, en otras frustración y desesperación.

Eso si, hubo unos cuantos capítulos que se sentían más planos y poco impactantes, lo que pausaba un poco mi ritmo de lectura.


Un detalle que me gustó es que, en los capítulos de Tamara, viene un horóscopo que lee la protagonista. Es tan genial que en ese pequeño párrafo vengan algunas pistas de lo que sucederá después.


A la mitad de la novela, ya tenía una idea de que es lo que sucedería al final, pero no sabía como llegaría a ese punto.


El mensaje de la autora es muy bueno, todo sobre la imagen pública de la mujer. Como seguimos viviendo en una sociedad machista que juzga a la mujer ante cualquier situación sin pensar en que provoca esas situaciones. Mensajes sobre el amor propio, el acoso escolar, el desprecio, el prejuicio a la mujer, abandono del padre, libertad sexual, entre otros temas. Todo es crudo y necesario. La autora es muy minuciosa con los temas que aborda. Impacta y logra que reflexiones.


Me gusta mucho que se hable de esto en las novelas, y con la voz tan fresca y fuerte de Liliana, se disfruta más.


Terminado el libro me quedé sin habla, necesitaba más y al mismo tiempo me sentía satisfecho. La intensidad en las últimas páginas fue creciendo de manera constante hasta que la novela acaba de manera brusca, pero necesaria. Liliana nos comentó que no había más por contar de Irlanda y Tamara. Concuerdo con ello.



Necesito leer más de esta autora, y ojalá se pueda hacer en otra lectura conjunta. La que más me intriga es El Monstruo Pentápodo, de la cual he escuchado reseñas maravillosas. Al fin y al cabo, cuando necesite un impacto en mis emociones, sé que puedo recurrir a Liliana Blum.



Ojalá te haya servido mucho esta reseña, si así fue, no dudes en compartirla con tus amigos o familiares que disfruten de la lectura. Si con esta reseña te animaste a leerlo, nada me haría más feliz que saberlo, tómale una foto y etiquétame en redes sociales para poder compartirlo. Me encontrarás en Instagram y Facebook como @cartasdeunlector. Ahí subo contenido exclusivo para que tú puedas aprender nuevas cosas dentro del ámbito literario. Instagram: @cartasdeunlector. Facebook: Cartas de un Lector.

¡Nos vemos en la próxima reseña o recomendación!

gif


135 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo