• Rodrigo Unda

Carta: Reencuentro de personajes de Elena Garro

Un thriller que explora los límites de la realidad y la ficción. Tanto perturbadora como triste, Garro nos llevará a conocer la maldad en el ser humano.


Elena Garro

Guionista, periodista, dramaturgo, cuentista y novelista mexicana. Escribió, dentro de sus relatos, temas que trastocaban a la sociedad mexicana de la época, como la marginación de la mujer, libertad femenina y la libertad política. Considerada un símbolo libertario. Elena no tuvo el reconocimiento merecido debido a la sombra de Octavio Paz. Algunos críticos la consideran la segunda escritora mexicana más importante, tras Sor Juana Inés de la Cruz.

Mediante una operación que tiene mucho de acto mágico, se desarrolla una inquietante experiencia que ha marcado un parteaguas definitivo en el desarrollo de la narrativa mexicana contemporánea, nos habla de Frank y Verónica, dos amantes que huyen sin rumbo fijo por Europa; él dice haber conocido a Scott y Zelda Fitzgerald; ella, desconfía de él pues sospecha que se ha vuelto un asesino.


Después de una pequeña investigación para diseñar un post que hablara de cinco grandes autoras mexicanas, me llamó mucho la atención la vida de Elena Garro. Mis ganas de conocer sus obras fueron motivo para adquirir Reencuentro de Personajes, que fue la sinopsis que más me atrajo.

Esta novela me dejo con muchos pensamientos, ya que desde las primeras páginas todo se siente como un sueño, la incertidumbre pesa y asfixia. Conocemos a Frank y a Verónica, amantes que huyeron de sus respectivas casas. Fuera de eso, no sabemos nada más de ellos, cosa que me provocó intriga. Poco a poco vamos descubriendo sus personalidades. En el a un machista compulsivo, posesivo y dominante, y en ella a una chica sumisa, obediente, inquieta y confundida.

La narrativa me permitió sentirme como Verónica, sin rumbo y sin saber que me deparaban las siguientes páginas de la obra. El ambiente me hizo sentir que estaba en un cuarto encerrado, aún cuando la mayoría de las primeras páginas se sitúan en una carretera. Me sentí en la oscuridad

La confusión se mantuvo por mucho tiempo, y aunque desde el principio presenciamos un asesinato, todavía no llegaba a comprender cual era la trama principal. Viajando por Europa nos damos cuenta de que entre los amantes ya ho hay amor, siempre durmuiendo en cuartos separados, además de que él ya no la quiere tocar. Ella se acopla, obedece y acepta el maltrato psicológico por parte de Frank. Me frustraba pero al mismo tiempo entendía las razones por las que no huía, el miedo y la falta de dinero eran impedimentos.

Nuevos personajes llegaron, mostrando nuevamente la tristeza de Verónica al no tener opciones, al sentir miedo, al no sentirse amada, al recordar el pasado que decidió abandonar. Esta novela se enfoca en esa tristeza y sobretodo en lo que uno piensa cuando cree haber perdido. Verónica encontraba nuevas cosas detestables de Frank, pero al mismo tiempo se nos mostraba su inocencia al apreciar y empatizar con él en uno de los pocos momentos donde se muestra sensible. Verónica se vuelve un personaje triste, una persona que da pena, a la que quieres ayudar y no puedes.

Tengo que reconocer que aunque los personajes tienen un buen desarrollo y la prosa es magnífica, la historia no logro atraparme más que en las primera páginas, fue hasta la página 150 que nuevamente pude recobrar un poco de interés en el relato. Sentí que en algunos puntos había mucho detalle y sucesos innecesarios, además de que seguía mostrándonos aspectos de los personajes que ya habían quedado perfectamente explicados.

Después de un poco de investigación, me enteré que muchos biógrafos dicen que esta novela representa la relación de Garro con Octavio Paz, y es en ese punto donde me hizo clic el porqué tanta repetición y detalle que a primera vista se podría considerar innecesario. El querer desahogar sus frustraciones que la sombra de Octavio Paz le trajo a su vida por medio de Verónica me pareció fantástico y bien plasmado.

Un tema que se ve bien representado es el miedo de la mujer al sentirse vigilada, impaciente e inquieta. Sin saber cuándo será el día en que se vea agredida o asesinada. Me entristece saber que aún siendo escrita esta novela hace más de 30 años, esos miedos persistan.

En las últimas 50 páginas es donde la lectura se me hizo más fluida, empezó a existir una relevancia en personajes que no habían hecho más que acto de presencia. El final no me impactó pero si me hizo mucho sentido, solo que me quedé con la crítica a la editorial que no supo realizar una sinopsis adecuada, ya que lo que está al reverso del libro no te deja entrever la realidad del contenido.

En fin, fue una historia con la que no pude conectar más que con los aspectos emocionales y representativos de una sociedad quebrada. Es muy creativo el concepto de haber sacado personajes poco famosos de historias de Scott Fitzgerald y Evelyn Waugh, y crearles una historia. En las últimas páginas me perdió por completo, el interés ya no estaba, simplemente leía para conocer el desenlace. Comprendo que la historia tiene mayor trasfondo al que puedo dejar ver en esta reseña, si quieren leer más acerca de simbolismos y significados pueden leer este análisis.


Me quedé enamorado del estilo narrativo de Garro. Es tan bueno que por momentos creí que estaba leyendo El Gran Gatsby, alcananso el talento de escritores como Ernest Hemingway, Scott Fitzgerald y Virginia Woolf. Siento que no fue el libro indicado para adentrarme en su obra, así que me quedo con ganas de leer más de ella.


Ojalá te haya servido mucho esta reseña, si así fue, no dudes en compartirla con tus amigos o familiares que disfruten de la lectura. Si con esta reseña te animaste a leerlo, nada me haría más feliz que saberlo, tómale una foto y etiquétame en redes sociales para poder compartirlo. Me encontrarás en Instagram y Facebook como @cartasdeunlector. Ahí subo contenido exclusivo para que tú puedas aprender nuevas cosas dentro del ámbito literario. Instagram: @cartasdeunlector. Facebook: Cartas de un Lector.

¡Nos leemos en la próxima reseña o recomendación!



23 vistas

© 2020 CARTAS DE UN LECTOR · POR RODRIGO UNDA