top of page

Carta: El secreto de Agatha de Marie Benedict

La desaparición de Agatha Christie sigue siendo un misterio, pero a veces la imaginación puede acercarse mucho. ¿Qué es lo que habrá pasado en esos 11 días?

Marie Benedict foto
Marie Benedict

Es abogada y ha trabajado en algunas de las firmas más prestigiosas de Estados Unidos. Se graduó con honores de la Universidad de Boston con especialización en Historia del Arte. Se ha enfocado en defender los derechos de la mujer y de ahí comenzó a escribir novelas biográficas donde visibiliza el papel de las mujeres a lo largo de la historia. Es autora de las novelas The Chrysalis, The Map Thief, Brigid of Kildare, El otro Einstein, Carnegie’s Maid y The Only Woman in the Room.


 

EL 26 DE DICIEMBRE DE 1926 AGATHA CHRISTIE DESAPARECIÓ.

Al día siguiente encontraron su auto abandonado cerca de un estanque. Ni su esposo ni su hija saben nada de ella, las únicas pistas son las huellas de unos neumáticos y un abrigo de piel abandonado dentro del vehículo. Conforme pasan los días, se desata una búsqueda como ninguna otra en toda Inglaterra para encontrar a la famosa escritora. Sin embargo, así como se esfumó, once días después Agatha aparece en un hotel, registrada con un nombre falso y sin recordar nada de lo sucedido. Casi un siglo después de ocurrido, el enigma sigue sin resolverse.



Quiero comenzar diciendo lo mucho que admiro a Agatha, es una autora llena de ingenio y que supo catapultarlo con sus tantas novelas. He leído solamente 3 de sus libros y con eso me basta para darme cuenta que es de mis escritoras favoritas. Así de buena es.


Conocer más de ella y sobre el incidente de su desaparición, es algo que quería hacer desde hace mucho, así que cuando Planeta me mandó el libro no dudé en leerlo.


Tengo que admitir que empezó demasiado lento y me costó un buen avanzar las primeras páginas. Creo que me tomó 3 días leer 40 páginas, pero ya después empezó a fluir mejor.


La historia se va contando de manera intercalada entre Agatha contándonos toda su vida y la investigación desde la perspectiva de Archie (el esposo).


El primer disgusto llegó rápido, porque cuando se utilizan capítulos cortos normalmente son para que la lectura sea más rápida, pero en este caso considero que hubo un uso muy ineficiente. No nos contaban lo suficiente y cortaban el ritmo de manera muy abrupta. Y a eso le agrego el hecho de que intentaba dejarnos con la intriga terminando el capítulo en un punto crítico, pero más allá de quererme hacer leer más, me frustraba.


La investigación tomó mucho tiempo en ponerse interesante, aunque aquí no puedo culpar a la autora, así es como se develó en la vida real. Además, a nuestra querida Agatha así le hubiera gustado (Ella se toma muchas páginas en llegar al meollo del asunto)


Avanzando con la historia, pude conocer etapas muy interesantes de Agatha. Ver cómo se interesó en la escritura, cómo escribió su primera novela y más escenas parecidas, fue un deleite. Con lo que llegaron mensajes tan importantes como el machismo de esa época, la envidia y el orgullo.