• Rodrigo Unda

Carta: La Ciudad de Vapor de Carlos Ruiz Zafón

Actualizado: ene 25

La despedida de un autor a sus escritores. Con mucha nostalgia y cariño recibimos este libro para homenajear a este grane escritor español.


El escritor español más leído en todo el mundo después de Cervantes. Sus obras han sido traducidas a más de 50 idiomas. En 1993 se da a conocer con El Principe de la Niebla, que es el primer tomo de la Trilogía de la Niebla. En 1999 llega Marina. En 2001 publica La Sombra del Viento, la primera novela de la saga de El Cementerio de los Libros Olvidados. Este universo literario se ha convertido en uno de los grandes fenómenos de las letras contemporáneas en los cinco continentes.

Un muchacho decide hacerse escritor al descubrir que sus invenciones le regalan un rato más de interés por parte de la niña rica que le ha robado el corazón. Un arquitecto huye de Constantinopla con los planos de una biblioteca inexpugnable. Un extraño caballero tienta a Cervantes para que escriba un libro como no ha existido jamás. Y Gaudí, navegando hacia una misteriosa cita en Nueva York, se deleita con la luz y el vapor, la materia de la que deberían estar hechas las ciudades.


Marina ha sido el único libro que he leído de este gran autor, y he tenido muchas ganas de leer la saga del Cementerio de los libros olvidados, por cuestión de tiempo no he podido hacerlo. Muchos de ustedes me mencionaron que para poder leer Ciudad de Vapor tengo que haber leído la saga completa. Y tengo que reconocer que tal vez no entendí algunas referencias, pero no significa que no lo haya disfrutado.


Los cuentos que están en este libro son algunos ya publicados por Zafón y otros son inéditos y cada uno logró atraparme por completo con ese estilo único característico del autor.


Con pocas páginas me enamoré de los personajes y quería convivir con ellos, quería formar parte de la historia. Además de que, con una narración muy poética y conceptual, permitió que conectara mucho mejor con la trama. Por momentos me hacía sentir alegría y a veces también un incesante sentimiento de terror y angustia.


En cada cuento encontramos mensajes crudos y dolorosos, conocemos la melancolía y pasión. Y algo que percibí es que, para introducirnos en alguna historia, lo hacía muy lento al principio, lo que hace que cueste agarrar ritmo, pero una vez que avanzas unas páginas todo se vuelve más interesante y se vuelve más fluido.


Algunos puntos por los que considero deberías leer este libro:


Nostalgia a Zafón: Hayas leído o no algo del autor, sientes su presencia en cada página. Comprendes el poder que tuvo sobre su comunidad mientras vivía. Al ser una edición con carácter póstumo, se vuelve un homenaje hacia su figura y una despedida a sus lectores. Además, que son cuentos que no se acaban nunca, porque en tu mente siempre permanecen. Perspectiva histórica: Un detalle que pareciera ocultarse en las páginas, es que el autor se puede encontrar en cada personaje. Me gustaría pensar que él mismo se metió en las historias para conectar mejor con ella. Además de que agrega su propia visión de algún suceso histórico real, narrando cómo le hubiera gustado que fuese y lo que su imaginación le permitió creer que pasó. Ambientación: La ambientación está muy bien lograda, ya que realmente llegas a ver a los corceles negros que tiraban el carruaje o a la bandada de murciélagos que aleteaban entre los torreones de la catedral o la misma ventisca de la nieve. Zafón te transporta por completo al Barcelona de cada cuento y te hace respirar el aire de sus calles. Recursos literarios: Cada cuento está lleno de mensajes, tanto crudos como melancólicos. El ritmo de cada historia se vuelve interesante gracias a la variedad de recursos literarios que utiliza Zafón, como lo son las descripciones, objetos y hasta la misma ciudad que se vuelve un personaje. Novela de vapor: Así como el vapor puede alimentar a una máquina, el texto logra en cada página alimentarnos con incógnitas que rápidamente se ven reemplazadas por otras. Siempre encontrarás algo nuevo y extravagante, sin saber si el que está a punto de ser alimentado con suspenso es el personaje o el lector.


Si no has leído nada de este autor, querrás leer más una vez que termines este libro, ya que te introduce muy bien a su estilo narrativo. Y si ya has leído algo de el, querrás hacer una relectura. Encontrarás referencias, personajes conocidos que te harán sentir emocionado y nostálgico.


Con fantasía, aventura, amores perdidos, amistades lejanas, sueños ganados y perdidos, tenemos muy buenos contrastes. Incluyendo el factor tiempo, que como muchos cuentos están ambientados hace siglos, hizo que sintiera el libro como un personaje sabio y de antaño. Como si fuese un libro que estuvo por mucho tiempo guardado en tu librero.


Definitivo fue un libro que me gustó, sabiendo que lo hubiera disfrutado más leyendo la saga antes. Aun así, no conecte con todos los cuentos, algunos son buenos, pero otros no acabaron por concluir. Me hubiera gustado que unos fueran más largos.


Mis favoritos fueron “Blanca y el adiós” y “Los hombres de gris”.



Zafón nunca decepciona, y con este libro pude nuevamente saborear su único estilo narrativo y adentrarme en la historia de personajes entrañables. Ahora con más ganas quiero leer la saga que ha cambiado a millones de lectores. No puedo esperar al próximo año, que ya está en mis planes leer la tetralogía.


Ojalá te haya servido mucho esta reseña, si así fue, no dudes en compartirla con tus amigos o familiares que disfruten de la lectura. Si con esta reseña te animaste a leerlo, nada me haría más feliz que saberlo, tómale una foto y etiquétame en redes sociales para poder compartirlo. Me encontrarás en Instagram y YouTube como @cartasdeunlector. Ahí subo contenido exclusivo para que tú puedas aprender nuevas cosas dentro del ámbito literario. Instagram: @cartasdeunlector. YouTube: Cartas de un Lector.

¡Nos leemos en la próxima reseña o recomendación!



131 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook - círculo blanco
  • goodreads
  • Tik Tok

© 2020 CARTAS DE UN LECTOR · POR RODRIGO UNDA