top of page

Carta: La Habitación de Emma Donoghue

Actualizado: 22 nov 2020

Dos personas, siete años y una sola habitación. La desesperante vida de una madre que encerrada dio a luz. Lectura recomendada.



Novelista, escritora de teatro e historiadora literaria irlandesa residente en Canadá. Su novela de 2010 La habitación fue finalista del Premio Booker y un best-seller internacional.

Conocida también por adaptar su obra a guion de la película homónima y su nominación al Oscar por Mejor Guion Adaptado.

Otras de sus novelas son Hood (1995), Life Mask (2004), El prodigio (2016) y Akin (2019).


 

Para Jack, un niño de cinco años, la Habitación es el mundo entero, el lugar donde nació, donde come, juega y aprende. Por la noche, Mamá lo pone a dormir en el Armario, por si viene el Viejo Nick... Para su madre, la Habitación es el cubículo donde lleva siete años encerrada. Con gran tesón e ingenio, ha creado en ese reducido espacio una vida para su hijo, y su amor por él es lo único que le permite soportar lo insoportable. Pero la curiosidad de uno crece a la par que la desesperación de la otra. Sólo queda urdir la huida, un plan más arriesgado de lo que ambos puedan imaginar.



Había visto la película y me impactó muchísimo la intensidad y crudeza que contiene. No me había propuesto leer la novela, pero después de unos meses de pensármela, decidí darle chance.


Me sorprendió desde el principio lo bien escrito que estaba, lo que permitió que las primeras 200 páginas se me fueran rapidísimo. Muy ligeras las páginas y bastante fluidas. Mis ojos no paraban de avanzar entre las oraciones y no se cansaban en lo absoluto.


La historia me atrapó desde que escuché la primera palabra de Jack, que fue un detalle que no me esperaba y me enamoró de la novela. Todo está narrado desde su perspectiva y eso le da un toque único y especial. La autora realmente pudo capturar de una manera bastante realista la voz de un niño, sin llegar a un texto simple o inverosímil.


Aun recibiendo el relato a manos de un niño, comprendemos sin problemas los pensamientos de su madre y los propios, logrando que nos pongamos en sus zapatos y entendamos sus emociones, como lo son la angustia, miedos y desesperaciones. La verdad es que las percibí muy reales, por momentos empezaba a sentir lo mismo que los personajes.


Lo que me lleva a hablar un poco acerca de los muchos detalles con los que vienen los capítulos. Normalmente no me gustan las novelas que están repletas de relleno, pero la primera parte de esta novela hizo que la historia me pareciera fascinante. Aquí valieron completamente la pena porque me ayudaban a encerrarme en la habitación junto con Jack y su mamá, tanto así que me aprendí la localización de cada objeto.


Antes de mencionar a detalle la segunda parte del libro, hablaré un poco más de lo técnico de esa parte y del desenlace de la historia, con el fin de evitar los spoilers.