• Rodrigo Unda

Carta: La Habitación de Emma Donoghue

Actualizado: nov 23

Dos personas, siete años y una sola habitación. La desesperante vida de una madre que encerrada dio a luz. Lectura recomendada.



Novelista, escritora de teatro e historiadora literaria irlandesa residente en Canadá. Su novela de 2010 La habitación fue finalista del Premio Booker y un best-seller internacional.

Conocida también por adaptar su obra a guion de la película homónima y su nominación al Oscar por Mejor Guion Adaptado.

Otras de sus novelas son Hood (1995), Life Mask (2004), El prodigio (2016) y Akin (2019).


Para Jack, un niño de cinco años, la Habitación es el mundo entero, el lugar donde nació, donde come, juega y aprende. Por la noche, Mamá lo pone a dormir en el Armario, por si viene el Viejo Nick... Para su madre, la Habitación es el cubículo donde lleva siete años encerrada. Con gran tesón e ingenio, ha creado en ese reducido espacio una vida para su hijo, y su amor por él es lo único que le permite soportar lo insoportable. Pero la curiosidad de uno crece a la par que la desesperación de la otra. Sólo queda urdir la huida, un plan más arriesgado de lo que ambos puedan imaginar.



Había visto la película y me impactó muchísimo la intensidad y crudeza que contiene. No me había propuesto leer la novela, pero después de unos meses de pensármela, decidí darle chance.


Me sorprendió desde el principio lo bien escrito que estaba, lo que permitió que las primeras 200 páginas se me fueran rapidísimo. Muy ligeras las páginas y bastante fluidas. Mis ojos no paraban de avanzar entre las oraciones y no se cansaban en lo absoluto.


La historia me atrapó desde que escuché la primera palabra de Jack, que fue un detalle que no me esperaba y me enamoró de la novela. Todo está narrado desde su perspectiva y eso le da un toque único y especial. La autora realmente pudo capturar de una manera bastante realista la voz de un niño, sin llegar a un texto simple o inverosímil.


Aun recibiendo el relato a manos de un niño, comprendemos sin problemas los pensamientos de su madre y los propios, logrando que nos pongamos en sus zapatos y entendamos sus emociones, como lo son la angustia, miedos y desesperaciones. La verdad es que las percibí muy reales, por momentos empezaba a sentir lo mismo que los personajes.


Lo que me lleva a hablar un poco acerca de los muchos detalles con los que vienen los capítulos. Normalmente no me gustan las novelas que están repletas de relleno, pero la primera parte de esta novela hizo que la historia me pareciera fascinante. Aquí valieron completamente la pena porque me ayudaban a encerrarme en la habitación junto con Jack y su mamá, tanto así que me aprendí la localización de cada objeto.


Antes de mencionar a detalle la segunda parte del libro, hablaré un poco más de lo técnico de esa parte y del desenlace de la historia, con el fin de evitar los spoilers.


Durante la segunda mitad del libro empiezan a abundar los detalles innecesarios, así como relatos de eventos que no aportan a la historia, simplemente fungen como un intermedio para descansar de la historia principal. Estas partes hicieron que por momentos la lectura se volviera tediosa. Además de que habían pequeñas incongruencias entre los personajes que aunque no afectaban la historia, me causaban ruido.


El desenlace me gustó muchísimo, muy bonito y enternecedor. Me otorgó nuevas perspectivas y pensamientos, además de que les dio un buen cierre a la historia de ambos personajes. Un ciclo cerrado lleno de aprendizajes, mostrando una clara evolución en las personalidades de nuestros protagonistas.


SEGUNDA PARTE DEL LIBRO (Spoilers pequeños, pero al fin spoilers y mejor los advierto)


Desde que vi la película en el cine sabía que el escape iba a lograrse, sin saber específicamente cómo, pero sabía que sucedería. Por lo que en el libro tampoco fue sorpresa, pero si una diferente experiencia.


La narración del escape es buenísima y tiene una cadencia rápida e intensa. Me hizo sentir adrenalina y terror. Me hizo querer gritarle a Jack para darle indicaciones. Fue un capítulo bastante entretenido y crudo.


La transición de la habitación al exterior me pareció de otro mundo, tanto en lo ambiental que nos ayuda a visualizar todo como algo nuevo desde los ojos de Jack, como en los personajes que ahora tienen que adaptarse a una nueva vida llena de libertades. Se me hizo muy tierno y a la vez triste la ignorancia de Jack hacia todo lo que ve y hace. Sus nuevos miedos, y sobretodo su apego a la habitación, la cual nunca percibió como algo malo.


Un tema que me pareció muy bien que estuviera incluido, además del terrible tema de los secuestros que todos los días nos llena de nuevos temores, es el morbo del público. No tardaron ni una hora en llegar periodistas con sus grabadoras y cámaras para tratar de entrevistar a la recién salida familia. Buscando siempre ser los primeros en sacar una nota o subir el rating de un programa, se despreocupan por las verdaderas necesidades de las victimas, así como de sus sentimientos.


La reinserción social que tienen que sufrir Jack y su madre, de la cual nunca sabemos su nombre, es descrita bastante a detalle. Nos muestra lo complicado que es de un día para otro ser libres, y al mismo tiempo lo difícil que es olvidar lo sucedido. Para la mamá es complicado por haber perdido 7 años de su vida y constantemente ser violada por un degenerado, pero para Jack es aún más complicado porque no conocía más allá de las 4 paredes que lo rodeaban.


Jack empieza a obtener más consciencia mientras avanzan los días, sobre sus acciones y pensamientos. Poco a poco va entendiendo como funciona el mundo, aun con muchas dudas, pero definitivamente mostrando un crecimiento en su personalidad.



Definitivamente esta novela fue una montaña rusa de emociones. Las páginas se me fueron volando y los últimos párrafos me dejaron con un buen sabor de boca. La autora plasma muy bien lo difícil que es regresar a tu vida normal después de un suceso de tal magnitud, pero también nos recuerdo que además de los secuestros, hay muchas maneras en la que los humanos sufrimos por culpa de otros.

Novela recomendada.


Ojalá te haya servido mucho esta reseña, si así fue, no dudes en compartirla con tus amigos o familiares que disfruten de la lectura. Si con esta reseña te animaste a leerlo, nada me haría más feliz que saberlo, tómale una foto y etiquétame en redes sociales para poder compartirlo. Me encontrarás en Instagram y Facebook como @cartasdeunlector. Ahí subo contenido exclusivo para que tú puedas aprender nuevas cosas dentro del ámbito literario. Instagram: @cartasdeunlector. Facebook: Cartas de un Lector.

¡Nos leemos en la próxima reseña o recomendación!



32 vistas

© 2020 CARTAS DE UN LECTOR · POR RODRIGO UNDA