• Rodrigo Unda

Carta: Llámame por tu nombre de André Aciman

Una historia de amor que convertirá el corazón de quien la lee en un mar de nostalgia, enternecimiento y pasión. Novela que inspiró el filme ganador del Oscar a mejor guión adaptado.


André Aciman

Nació en Egipto, se trasladó a vivir a Italia con sus padres a los quince años y más tarde se afincaron en Nueva York. Allí se graduó en lengua inglesa y obtuvo un doctorado en literatura comparada en la Universidad de Harvard. También ha impartido clases de escritura creativa en la Universidad de Nueva York y de literatura francesa en la Universidad de Princeton.

Es el autor de las novelas Llámame por tu nombre, Ocho noches blancas y de las memorias Out of Egypt.

En una localidad de la costa de Italia, durante la década de los ochenta, la familia de Elio instauró la tradición de recibir en el verano a estudiantes o creadores jóvenes que, a cambio de alojamiento, ayudaran al cabeza de familia, catedrático, en sus compromisos culturales.

Oliver es el elegido este verano, un joven escritor norteamericano que pronto excita la imaginación de Elio. Durante las siguientes semanas, los impulsos ocultos de obsesión y miedo, fascinación y deseo intensificarán su pasión.


Mystery of Love es la canción temática de la película inspirada en esta novela escrita por André Aciman (la que anduve escuchando mientras leía y escribía). Es una melodía maravillosa y llena de romance. Cada que la escucho recuerdo los sentimientos que produce el amor en una persona.


Cuando vi la película, salí bastante confundido y con pensamientos variados. No pensé que fuera una excelente película, ya que no había podido conectar con ningún personaje y no había encontrado la esencia de la historia. Ahora que leí el libro comprendo todo lo que la película decidió no incluir.


Este libro lo compré gracias a la infinidad de mensajes que me mandaron diciendo que querían conocer mi opinión sobre la historia de Elio y Oliver, y tengo que reconocer que llegué sin expectativas. Y mi opinión parecía por momentos una montaña rusa, porque a veces sentía magia y a veces sentía planicie. Pero para no hacer el cuento corto, aquí les va mi postura ante esta novela.


Al ser mi primera interacción con este autor, no sabía si su estilo narrativo me iba a atrapar, y vaya que lo logro. Me encantó su forma de describir las cosas, las hacía tan tangibles y sensibles. Lograbas sentir la textura de la palma de una mano, o la tela de una playera. Era detallista.


La historia comienza cuando Oliver llega a vivir con la familia de Elio, y la cronología que usa y la forma de narrar los sucesos hizo que las primeras páginas se me fueran volando. Entre cada narración encontré transiciones bastante sutiles que permiten que sin que te des cuenta, ya esté hablando de un hecho completamente distinto al que estabas leyendo. También al no haber división de capítulos, la lectura es todavía más fluida.


Conocí a Elio gracias a que el es el que cuenta la historia, y rápidamente me di cuenta de su obsesión, pasión y atracción hacia Oliver. Cada expresión, pensamiento y reacción se saborea de manera intensa. Experimentas pasión y calma al mismo tiempo. El autor se dio tiempo de conocer a su personaje.


Aunque, poco a poco me empecé a dar cuenta de algo que no me gustaba y es que sentí que la historia empezaba a romantizar el acoso. La obsesión que presenta Elio es extrema y tóxica en ciertos puntos. Y aunque sea algo que no me gusta, comprendí que eso sucede en la vida real con algunas personas, por lo que no lo tome como desacierto del autor, si no como una característica más de nuestro protagonista que por primera vez experimenta el amor.


Página tras página nos alimentaba con esta atracción e intensidad de Elio, lo que después de un rato se empezó a sentir repetitivo. Llegó a estresarme su personaje y por momentos aburrirme porque era algo que ya me había quedado claro que estaba obsesionado, pero ahí seguía. Todo parecía ir alrededor de su atracción sexual, más allá de una atracción emocional. Había partes románticas, pero escasas.


Sin embargo, después de un rato empezó a hacerme sentido mucho de lo que había leído anteriormente. Y cabe recalcar que lo pasional de las narraciones se mantuvo durante todo el libro, la esencia ahí permaneció.


Por fin comencé a conectar con Elio, aun desaprobando un poco la parte del acoso. Pero entendí sus inseguridades, sus miedos, sus dudas sobre lo que siente. El mismo encuentra su romance como un misterio. Todo esto es abordado de manera fenomenal. Mi empatía creció y el goce de leer también.


Si viste la película, sabes que hay partes eróticas, y si no la viste… Ahora lo sabes. Pero lo importante es que están muy bien hechas. Son sensuales y pasionales. Se disfrutan, además más allá de la parte sensorial de la narración, es muy emocional, por lo que sentí la felicidad de cada personaje.


Y justo eso es lo siguiente que quiero mencionar, las emociones se empiezan a sentir en carne propia. Sientes la desesperación y tristeza de Elio al saber que Oliver está cerca de partir.


Para hacer una pequeña comparación con la película, pude conectar mucho más con el libro. En este tenemos las perspectivas y pensamientos de Elio, lo que ayuda a comprender más su postura. En la película hay saltos de sucesos interesantes y que son esenciales para definir el dolor y el amor. En el libro vemos de manera más íntima la relación, lo que te hace comprender el final de la película y al mismo tiempo te hace saber que no fue el mejor final.


En este punto me estaba animando mucho leer la secuela titulada “Encuéntrame”.


Cerca del final, el autor empieza a aplazar lo inevitable, lo que se ve reflejado en las acciones del protagonista. Y aunque hay metáforas preciosas y vemos un crecimiento en Elio, sentí que todo esto se pudo realizar en menos páginas y tener el mismo impacto.


Lo sentí como un viaje romántico, uno que está muy bien escrito y que concluye fantástico. Aunque el desenlace es un rápido, se disfruta cada página. Comprendí que no siempre hay un final feliz, pero tampoco tiene que ser triste. Al terminar me sentí como flotando en un mar calmado. Me gustó mucho la historia y definitivo entra en mis libros favoritos de romance.


Las fallas que llega a tener son rescatadas por todo lo demás.



Sentí padrísimo leerlo. Uno aspira a tener una relación tan pasional y enternecedora.

El final de este libro me dejó sin ganas de leer la secuela porque ya encuentro todo lo que necesitaba saber de sus vidas. Lo encontré definitivo. Pero quien sabe, igual y pronto me anime a leerla, mientras tanto, toca seguir escuchando por unas cuentas semanas la canción Mystery of Love de Sufjan Stevens.


Ojalá te haya servido mucho esta reseña, si así fue, no dudes en compartirla con tus amigos o familiares que disfruten de la lectura. Si con esta reseña te animaste a leerlo, nada me haría más feliz que saberlo, tómale una foto y etiquétame en redes sociales para poder compartirlo. Me encontrarás en Instagram y YouTube como @cartasdeunlector. Ahí subo contenido exclusivo para que tú puedas aprender nuevas cosas dentro del ámbito literario. Instagram: @cartasdeunlector. YouTube: Cartas de un Lector.

¡Nos leemos en la próxima reseña o recomendación!



300 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook - círculo blanco
  • goodreads
  • Tik Tok

© 2020 CARTAS DE UN LECTOR · POR RODRIGO UNDA