Carta: Nadie nos vio partir de Tamara Trottner

Para una niña de 5 años puede parecer un viaje, cuando realmente es un secuestro... Una novela impactante y conmovedora que nos muestra una terrible faceta humana.


Tamara Trottner foto
Tamara Trottner

Tamara Trottner es licenciada en Ciencias de la comunicación, con maestría en apreciación y creación literaria, y doctorado en Investigación y creación literarias: área novela, ambos en Casa Lamm. Publicó el libro de cuentos Un último pedazo de bruma (2001) y la novela Siempre las Jacarandas (2008). Participa en el programa de radio con Iñaki Manero, en donde comparte su entusiasmo por la literatura y sus cuestionamientos acerca de la vida. Nadie nos vio partir (2020) es su más reciente novela.

 

La pasión no se equivoca, pero a veces se extravía. Por venganza en contra de su esposa, un hombre secuestra a sus hijos y huye con ellos a distintos países. Comienza así una guerra entre dos poderosas familias que ejercen su autoridad y su riqueza hasta las últimas consecuencias.


Había escuchado mucho este título antes de decidirme a comprarlo. Personas diciendo lo bueno que era, y otras a las que les pareció tedioso. No me había animado a leer la sinopsis, y cuando llegó el día no pude evitar querer adquirirlo. Llevo un buen rato disfrutando de la literatura latinoamericana, encontrando maravillas literarias como lo es Sofía Segovia y Guillermo Arriaga. Y si algo me encanta del trayecto lector que estoy haciendo, es poder encontrar nuevas plumas como lo es la de Tamara.


Comienza la historia con una breve introducción a la vida de los abuelos, todo contado desde una perspectiva adulta de la nieta. Narrativa que disfruté mucho por algo que se menciona en los primeros capítulos: ella no habrá vivido en esos tiempos, pero son parte de su historia. Son momentos que la impactarán siempre.


La historia avanzó muy fluida porque tiene capítulos cortos y con una prosa tanto elegante como romántica. Saboreé cada alegoría y cada metáfora. Conocer el contexto histórico de la familia y su proceso a la riqueza da para muchas páginas más, pero la autora decidió contar lo más relevante.


Un tema esencial y que permitie el desarrollo de la trama es el matrimonio. Lo mal que lo percibimos y como en muchas ocasiones se cree que no debe haber amor, sino interés.


A lo largo de las páginas experimenté el terror, la impotencia y la frustración de la madre en su camino a encontrar a sus hijos, así como en su deprimente fracaso. La niña, secuestrada junto con su hermano vive momentos difíciles de recordar y analizar. Y a su paso obtuve una perspectiva dual, debido a que llegué a conocer los recorridos de la madre y las razones del padre.


Con esta novela, las emociones son fáciles de percibir, tuve una gran conexión con las cicatrices y grietas de los personajes. Las lágrimas no tardaron en salir, ya que conocer cada parte de la narrativa, impacta y duele. Sentí la presión en el pecho al ponerme en los zapatos de cada personaje.


Vi esta faceta manipuladora y poco empática del ser humano. ¿Cómo es que alguien permitiría o apoyaría un secuestro? Además de ver como la víctima busca superarse, mientras el culpable se victimiza. Tan humano.


Muchas veces el amor de los hijos se ve superado por el rencor a una vida que no quisimos tener. Afectando así no solo a un pequeño círculo, sino a muchas más personas.


¿Cuántas cicatrices no tenemos por dentro y cuántas cicatrices no hemos causado?


Por momentos me recordó a Paula de Isabel Allende, tanto por su sencillez, como su forma tan personal de contar las cosas.


En cuanto a puntos negativos, el último tercio del libro si se me complicó por la estructura temporal. Considero pudo haber un mejor orden de los capítulos para no cortar el ritmo de la historia. Si me llegué a sentir abrumado por los cambios tan drásticos en ciertos temas.


Fuera de eso, me quedé muy satisfecho con la novela. Al finalizar, pude sentir esta bomba sentimental dentro de mí. Pude conectar muchas partes del libro con mi vida, aun siendo bastante diferente. Muchos recuerdos dolorosos y ocultos. Hay tantas emociones que uno guarda que se vuelve imposible lidiar con ellas mientras crecemos, solo queda reconocer que están ahí.



Espero pronto reencontrarme con la pluma de Tamara, que por lo que he escuchado, es que este año nos deleitará con una nueva novela.

Me alegro mucho de haber leído este libro, así como de encontrar a una nueva autora maravillosa y llena de talento.

Ampliamente recomendado.


Ojalá te haya servido mucho esta reseña, si así fue, no dudes en compartirla con tus amigos o familiares que disfruten de la lectura. Si con esta reseña te animaste a leerlo, nada me haría más feliz que saberlo, tómale una foto y etiquétame en redes sociales para poder compartirlo. Me encontrarás en Instagram y YouTube como @cartasdeunlector. Ahí subo contenido exclusivo para que tú puedas aprender nuevas cosas dentro del ámbito literario. Instagram: @cartasdeunlector. YouTube: Cartas de un Lector.

¡Nos leemos en la próxima reseña o recomendación!

gif


286 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo