Carta: Paula de Isabel Allende

Con gran sensibilidad y valentía, Allende nos cuenta el proceso desgarrador que fue tener a su hija en coma durante varios años. Las emociones inevitablemente salen a flote.


Isabel Allende nació en 1942, en Perú, pasó la primera infancia en Chile. Después del golpe militar de 1973 se exilió en Venezuela y a partir de 1987 vive como inmigrante en California. Inició su carrera literaria en el periodismo y en 1982 publicó su primera novela, La casa de los espíritus. A esta le siguieron muchas otras, todas siendo éxitos internacionales. Ha sido traducida a cuarenta idiomas y ha vendido más de setenta millones de ejemplares, siendo la escritora más vendida en lengua española.

Cuando la gran autora chilena se encontraba en España con ocasión de la presentación de El plan infinito, su hija entró en estado de coma. Junto al lecho de Paula, mientras seguía con angustia la evolución de su enfermedad, Isabel Allende comenzó a redactar en un cuaderno una historia de su familia y de sí misma con el propósito de regalársela a su hija una vez superara el dramático trance. Sin embargo, éste se prolongó durante meses y los apuntes de la autora acabaron convirtiéndose en este libro apasionante y revelador.


Paula era un libro que me intrigaba mucho, fue por eso que decidí leerla a través de una LC, cosa que fue una excelente decisión.


Tenía una idea de lo que hablaba este libro y estaba listo para que las emociones florecieran como si fuera primavera. Un hijo enfermo y con posibilidades de que muera no es algo sencillo de sobrellevar y es por eso que de inmediato reconocí la valentía de Isabel al publicar todo lo que escribió durante el proceso.


Reconozco que al principio me decepcioné mucho porque pensaba que se enfocaría plenamente en Paula y no fue así. Se concentró en gran parte en contar la vida de su familia, por lo que al inicio me costó mucho conectar con la narrativa. Y llegué a pensar “pues no es mi familia, a mi que me importa”. Comprendo que todo lo que escribía estaba pensado para dárselo a Paula, por lo que tenía sentido que platicara sobre esas anécdotas de cuando era pequeña, pero al no poder sumarme al interés por lo escrito, mi fluidez en la lectura fue muy pausada y tediosa.


Eso si, no le quito lo maravillosa de su pluma, que logra hacer que la realidad parezca una novela de ficción. Sabe narrar momentos tan simples y hacerlos ver como arte.


Hubo anécdotas que sí fueron muy interesantes que como externo pude disfrutar; y cómo estas historias se van conectando con la situación del hospital, permite desarrollar y empatizar con los momentos de pérdidas familiares y desastres emocionales.


Incluye grandes temas como su patriotismo, feminismo y sus miedos por convertirse en escritora. Vemos momentos felices como lo es encontrar su pasión y momentos difíciles como lo fue exiliarse en Venezuela.


Lo que me lleva a hablar sobre una narrativa sumamente interesante, que fue lo del golpe de estado en Chile. Su cercanía a Salvador Allende nos permite adentrarnos en una gran perspectiva de este hecho histórico que impactó en la vida de miles de familias. Recomiendo Tal vez vuelvan los pájaros de la autora chilena Mariana Osorio Gumá.


Mientras más nos enfocábamos a la vida de Paula y su sufrimiento en el hospital, la lectura se iba más rápido. Pude conectar con la esperanza y dolor de Isabel al verla en la cama. La narración tiene una intensidad que combinada con la perspectiva familiar (su esposo, abuelos, hermanos, etc.) podemos comprender el afecto que le tienen a Paula. Es difícil no poder dormir por el miedo a que te anuncien que Paula murió. No he experimentado esta situación, pero gracias a la forma de Isabel para contarnos todo, llegas a empatizar con cada aspecto.


Algo que no me gustó fue que había momentos en donde había un cambio muy brusco de tema. Estábamos 10 o 20 años atrás y en el siguiente párrafo en el día de hoy, cosa que a mí me cortó mucho el ritmo de la lectura.


En lo general fue un gran libro que se enriqueció con la plática de la lectura conjunta, ya que las vivencias y emociones que surgieron en esas dos horas de plática fueron maravillosas y llenas de unión como lectores.



Isabel Allende es una escritora que en cada libro que escribe, transmite mucha fuerza. Hasta ahora cada que la leo, siento que me está hablando directamente. Muy sensible y muy personal. Pronto estaré adentrándome en más de sus novelas, que me intriga mucho saber lo que puedo encontrarme.


Ojalá te haya servido mucho esta reseña, si así fue, no dudes en compartirla con tus amigos o familiares que disfruten de la lectura. Si con esta reseña te animaste a leerlo, nada me haría más feliz que saberlo, tómale una foto y etiquétame en redes sociales para poder compartirlo. Me encontrarás en Instagram y YouTube como @cartasdeunlector. Ahí subo contenido exclusivo para que tú puedas aprender nuevas cosas dentro del ámbito literario. Instagram: @cartasdeunlector. YouTube: Cartas de un Lector.

¡Nos leemos en la próxima reseña o recomendación!

gif


156 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo