• Rodrigo Unda

Reseña: Macario de B. Traven

El autor es tan misterioso como el final de esta historia, que aún teniendo solamente 80 páginas, cuenta con un toque de genialidad y resemblanza mexicana. Macario es una obra que retrata la desigualdad social y los sueños cumplidos.


B. Traven fue y sigue siendo un enigma entre los historiadores, autores y lectores. Con distintas historias acerca de su persona, su historia y su nombre, solo hay una cosa segura, él siempre se resistió a la fama y a la publicidad; usando seudónimos o presentándose como el "agente" de B. Traven, mantenía esa privacidad que tanto adoraba. La mayoría de sus novelas están influenciadas por el México posrevolucionario y siempre muy directas respecto a las problemáticas sociales de esa época, retratando las vivencias diarias del mexicano, sobre todo de los indígenas. Sin embargo, a pesar de esta inclinación, no dudaba en señalar aspectos negativos de la conducta del mexicano, exponiendo sus desaciertos. Algunas de sus obras fueron adaptadas al cine, incluyendo Macario, la cual fue nominada al Oscar por mejor película extranjera.



Macario es un leñador humilde que vive al día, comiendo lo mismo de siempre, deprimido y cabizbajo por las carencias que lo rodean y por las condiciones de vida en las que se encuentra su familia. Por ello, él sólo tiene un anhelo, un deseo privado que lo persigue incluso en sus sueños… Poder comer un guajolote entero él solo. Sin tener que compartirlo.

Su esposa decide cumplirle su sueño y meta en la vida, que al hacerlo emprenderá una nueva aventura con poderes sobre la vida y la muerte. Al estar en la soledad del bosque, se encontrará con las figuras máximas de la vida: el Diablo, Dios y la Muerte. Ellos pondrán a prueba a Macario, y con ello, nuestro protagonista tendrá un don que tarde o temprano cesará.


Esta historia me hizo recordar mi infancia, ya que leí el libro y ví la película de muy pequeño. Leyendo de nuevo a B. Traven me doy cuenta de lo ingenioso que es el personaje protagonista de esta novela. Una idea original y que realmente te hace ver el estereotipo del mexicano durante la época colonial, así como las costumbres y la forma de vida de ese entonces. Con un relato breve y conciso, el autor cuenta y expone los sucesos relevantes, sin necesidad de alargar la historia con detalles.


Macario me parece un personaje más inteligente de lo que uno pensaría, ya que a pesar de ser un hombre religioso y servidor, no es un personaje tonto. Con destreza e inteligencia toma decisiones y reacciona a la situación que se le presenta para buscar un beneficio propio o de su familia, lo cual me parece bastante interesante, dejándonos el mensaje de no subestimar a la población indígena por ser de origen humilde.


Traven tenía la habilidad de mantenerte atento y pegado a la lectura, con una simpleza en su escritura que al mismo tiempo muestra la complejidad de la historia. Con un gran desarrollo de los personajes y una gran cantidad de mensajes y moralejas, Macario es una historia conmovedora y entretenida.


El final es inesperado e ingenioso, con un mensaje claro, que somos simples seres humanos y que aunque creamos que tenemos control sobre nuestra vida, eso jamás será cierto. Conmovedor y misterioso.


Mi calificación a Macario de B. Traven es 9/10, siendo una gran lectura para pasar el rato. Recomendada para cualquier edad y sobretodo para cualquiera que busca recuperar el hábito de la lectura, ya que es ligera y muy rápida de leer.


Espero que te haya gustado esta reseña y ojalá te animes a leer el libro. No olvides compartirlo con tu amigo que quiere iniciar el hábito de la lectura o con tu amigo lector. Si ya lo leíste y quieres comentar la historia, no dudes en mandarme un correo: cartasdeunlector@gmail.com


Cuento con una página en Instagram, donde constantemente estaré publicando las entradas de mi blog, así que regálame un follow para que no te pierdas de nada. Podrás encontrarme como @cartasdeunlector.


¡Nos vemos en la próxima reseña o recomendación!

gif


0 vistas

© 2020 CARTAS DE UN LECTOR · POR RODRIGO UNDA