• Rodrigo Unda

Carta: Salvar el fuego de Guillermo Arriaga

Una historia que te llevará a explorar la capacidad de los seres humanos. Con locura, deseos y venganzas le dará un giro a tus emociones.



Escritor, productor y director cinematográfico mexicano, conocido principalmente por los guiones de películas como Amores Perros, 21 Gramos, Babel, Los tres entierros de Melquiades Estrada y The Burning Plain.


En el 2020 ganó el Premio Alfaguara de Novela por Salvar el Fuego. Algunas de sus otras novelas son Escuadrón Guillotina (1991), Un dulce olor a muerte (1994) y El salvaje (2016).


Marina es una coreógrafa, casada, con tres hijos y una vida convencional. José Cuauhtémoc proviene de los extremos de la sociedad, es un homicida condenado a cincuenta años de cárcel, un león detrás del cristal, siempre amenazante y listo para atacar. Entre ellos se desarrolla una relación improbable, y con la prisión como escenario principal, ella entrará en un mundo desconocido y brutal, dispuesta a enfrentar todo lo que se le interponga.



Tengo que reconocer que antes de adquirir el libro, dudé de su calidad y de su impacto en mí, así que fue hasta la quinta vez que lo vi en la plataforma de Gandhi que me decidí a comprarlo.


En todas mis reseñas suelo ser bastante neutral con las novelas que leo, siempre tomando los puntos buenos y los puntos malos. Con el fin de que el lector pueda darse una idea de si la novela le gustará o no, sin embargo, con este manuscrito ganador del Premio Alfaguara de Novela 2020, no encontré disgustos, malos momentos o sucesos tediosos.


La corrupción institucional, colusiones con el narcotráfico y las desalmadas personas que a diario destruyen a nuestra sociedad con crímenes de odio por negocios turbios o simplemente por placer, son el pan de cada día en esta novela. Y en lo personal, era espantoso aprender acerca del control que tienen estas redes criminales sobre la población, debido a sus convenios con el gobierno.


La narración de esta historia es intercalada, conociendo la vida de Marina, José Cuauhtémoc, Francisco (el hermano de Cuauhtémoc) y las maravillosas historias de los reos en la prisión. La forma en la que están intercaladas y guiadas a un mismo desenlace me pareció magistral. Al principio las historias estaban tan separadas que no entiendes cómo pueden unirse. Sin embargo, conforme avanzas, todo hace sentido y junto con algunas sorpresas y giros inesperados, caes en una avalancha de emociones.


Siguiendo con la narración, algo que me impresionó fue el uso del tiempo narrativo, ya que tiene una especie de desfase. Mientras leemos la historia de Marina en el presente, nos cuentan la historia de JC unos días antes para también saber qué pensaba y hacía en esos momentos. Este fue un descubrimiento impactante, ya que en ninguna otra novela lo había encontrado y me pareció una reinvención al estilo de escritura.


Los personajes principales tienen una personalidad bastante definida, además que desde el principio empezamos a conocer las historias de ambos y entender por qué su amor es impensable y poco probable. Lo que me lleva a recalcar el gran trabajo hecho por Arriaga al mostrarnos las diferencias de clases y percepciones de un mismo país. Esto nos conduce a un entendimiento más profundo de los problemas visibles en la sociedad mexicana.

Ya sean protagonistas o antagónicos, todos los personajes me parecieron fascinantes por cualidades específicas


Otra característica de este libro es la descripción de los lugares y el ambiente de estos mismos. La fuerza visual que expedían las hojas hacía que en momentos donde JC nos narraba la prisión, su encierro y su imponente calor, uno empezaba a sentir el sudor escurrir por detrás de las orejas y la claustrofobia en los escalofríos. También cuando Marina nos platicaba de sus fantasías con JC, podías sentir y pensar lo que ella pensaba y sentía. Este factor fue clave para adentrarme más en la historia y disfrutarla sin ninguna traba mental.


Pasando al lenguaje utilizado, es impresionante el uso del habla coloquial mexicana, tanto el contemporáneo como el de años atrás. Me hacía sentirme en pueblos recónditos y al mismo tiempo en ciudades avanzadas. Siempre consiguiendo un dinamismo y recreación de la sociedad, independientemente de la localización de esta.


Las narraciones de los presos sin duda alguna merecían un párrafo en esta reseña, y es que en cada una de ellas encontrabas sentimientos tan variados que te hacían imaginar los pensamientos que las inspiraron. Había relatos que trataban del porqué estaban en prisión, otros eran ficciones y otras eran sus deseos de regresar una vida que ya perdieron. Me gusta pensar que el autor entra como un personaje más en la novela al escribir estas historias, ya que para adentrarse más en el universo literario que había creado, necesitaba ponerse el uniforme de preso y ver la historia de JC y Marina detrás de las rejas. Aumentando claramente la calidad del manuscrito.


La intensidad y el ritmo que lleva de principio a fin, hizo que no pudiera soltar el libro en las últimas 200 páginas. Me atrapó desde su inicio enternecedor, inocente y amigable hasta su desenlace trágico, pasional y anhelante. No me cansé de pasar las páginas narración tras narración, ya que el realismo en cada palabra me hacía sentir que Marina, JC y Francisco estaban a mi lado contándome sus vidas a viva voz.


Su final cerró todos los ciclos que una vez abiertos pensaba que me dejarían con la intriga y misterio. La historia de amor que Arriaga se encarga de contarnos con pizcas de terrores, venganzas, muertes, esperanza, anhelos y feroces confabulaciones entre el bien y el mal, me llevó a disfrutar mucho la novela.



Las novelas memorables no solo impactan por su escritura o por su narración, sino por el fuego que sale de las entrañas de una idea que se convirtió en libro. Este libro ha llegado a mi top 3 de todos los libros que he leído en mi vida. Y deseo con ansias el poder leerlo de nuevo en unos años, sabiendo que el fuego que surgió en mi después de leerlo, no se ha extinguido.


Ojalá te haya servido mucho esta reseña, si así fue, no dudes en compartirla con tus amigos o familiares que disfruten de la lectura. Si con esta reseña te animaste a leerlo, nada me haría más feliz que saberlo, tómale una foto y etiquétame en redes sociales para poder compartirlo. Me encontrarás en Instagram y Facebook como @cartasdeunlector. Ahí subo contenido exclusivo para que tú puedas aprender nuevas cosas dentro del ámbito literario. Instagram: @cartasdeunlector. Facebook: Cartas de un Lector.

¡Nos leemos en la próxima reseña o recomendación!



144 vistas

© 2020 CARTAS DE UN LECTOR · POR RODRIGO UNDA