• Rodrigo Unda

Carta: Un amor en Auschwitz de Francesca Paci

Actualizado: nov 23

Detrás de los momentos más complicados, hay gente que no se rinda y que sigue buscando la forma de ayudar. Un amor en Auschwitz nos presenta a dos personas que retaron a los nazis.


Francesca Paci

Después de haber trabajado en las noticias locales en Turín, fue corresponsal de La Stampa en Jerusalén y Londres. Ha ganado el premio internacional de periodismo Marco Luchetta, el Permiolino Giovani, el Premio Colombe d’oro per la Pace y en 2015 el Premio Internacional Maria Grazia Cutuli. En 2008 fue nombrada por el Quirinale comandante honorífica por su esfuerzo en la comprensión de las “culturas étnicas y las diferentes tradiciones religiosas”. Tiene publicados varios ensayos.

Mala Zimetbaum era una joven encantadora, culta y carismática. Hablaba varios idiomas y las SS la eligieron intérprete y traductora. Una mujer de gran generosidad, que ayudaba en todos los sentidos a sus compañeros de prisión. Edek, Edward Galin’ski, era una persona fuera de lo común: uno de los primeros deportados a Auschwitz-Birkenau. Fue testigo del nacimiento y crecimiento de la máquina de genocidio, pero nunca se dio por vencido.

En 1944, aunque el Tercer Reich se aproximaba a la derrota, en los campos de exterminio la masacre continuaba. En ese entorno Edek y Mala, enamorados, van al encuentro de su destino.



La segunda guerra mundial fue un evento trágico y vergonzoso para la humanidad, y siendo uno de mis temas favoritos en la historia, he leído algunos libros acerca de gente que tuvo que sufrir en los campos de concentración y de los que sufrieron en su escondite para evitar estos últimos. Siendo un tema tan importante y relevante en la actualidad, comprendo que haciendo novelas con el, se puede realzar la importancia de conocer la historia para no repetirla.


Más allá de una novela, este libro es una documentación de una de las voces perdidas en los campos de concentración, en específico, Auschwitz-Birkenau. Sin embargo, no fue de mi total agrado.


La autora junta varios testimonios de gente que convivio con nuestra protagonista o que la reconoció estando dentro del campo. Tanto sobrevivientes como refugiados, alzan la voz para darle más visibilidad a una gran mujer que no se cansó de ayudar aún poniendo en peligro su vida. Pero a mi parecer, el estilo es muy confuso, ya que por momentos no sabes de que personaje habla o sin motivo alguno, mete alguna frase que no tiene nada que ver con el personaje del que se está hablando en ese párrafo.


Esta historia es corta y directa, cuenta con un ritmo intenso y rápido. No pierde mucho tiempo contándonos el pasado de los personajes, sino que vamos directo al arresto. Lo malo de que sea tan corta y rápida es que no llegas a establecerte en un punto fijo, los sucesos se van igual de rápido que como llegaron, y así no llegas a disfrutar del todo.


Desde que arriba al campo de concentración es donde la historia se pone más interesante, pero siento que tiene muchos espacios vacíos la narración, que imagino se debe a la poca información que se pudo recaudar, pero aun así te deja con muchas cuestiones y ganas de saber más.


No estoy seguro si es el estilo de escritura de la autora, que es periodista, o del encargado de traducir el libro, pero la redacción dejaba mucho que desear. Era repetitiva con conceptos y descripciones, lo que volvió la lectura bastante tediosa.


La recopilación de información en novelas de este tipo es siempre muy aplaudida, toma mucho esfuerzo y tiempo. Algo que considero se podría mejorar es explicar algunos términos que para alguien que no conoce mucho del tema, podría ser difícil de entender, aún con contexto.


Algunas cosas que rescato son datos nuevos, como lo son la existencia de burdeles en los campos de concentración, que tenían el fin de motivar a los judíos y evitar la homosexualidad.


Pasando a los personajes, Mala es un personaje con el que estableces una conexión desde el principio, la empatía que uno siente con ella es grande. Nos transmite su desdicha y preocupaciones por su familia y amigos. Además de que la llegas a admirar por siempre luchar y defender a las personas, independientemente de si le costaba su vida. Entiendes lo crudo y terrible que fue estar en sus zapatos y también comprendes sus convicciones.


El título de la novela nos quiere indicar que el amor será relevante, pero tengo que diferir con eso. El amor es lo que menos se debería resaltar en la historia. Mala es la protagonista y toda la narrativa debió enfocarse plenamente en su persona y acciones, más allá de su relación con Edek, que como no es abordado tanto como Mala, simplemente queda como un personaje secundario. Además de que las escenas románticas son bastante planas y cortas.


En las últimas páginas nos muestran más testimonios de los descendientes de mala, y un extracto que en lo personal me disgustó, fue que uno de sus familiares menciona que debería ser más visible que Ana Frank, haciendo una absurda comparación con ella. Eso me pareció incongruente, ya que son dos personas que sufrieron la misma situación de distinta forma.


Se comprende el objetivo de la autora que es la necesidad de darles más visibilidad a personas como Mala, tanto por sus grandes hazañas como su valentía.


En fin, el formato de la narración no cumplió mis expectativas, siento que de otra forma se pudo haber aterrizado mejor la historia, sin tantos espacios e interrogantes. Pero al menos para mostrarnos algunas de las historias de esperanza y lucha en este evento tan triste, está bien, pero a secas. Sobre el tema de la Segunda Guerra Mundial, no es una lectura que yo recomiende.


Ojalá te haya servido mucho esta reseña, si así fue, no dudes en compartirla con tus amigos o familiares que disfruten de la lectura. Si con esta reseña te animaste a leerlo, nada me haría más feliz que saberlo, tómale una foto y etiquétame en redes sociales para poder compartirlo. Me encontrarás en Instagram y Facebook como @cartasdeunlector. Ahí subo contenido exclusivo para que tú puedas aprender nuevas cosas dentro del ámbito literario. Instagram: @cartasdeunlector. Facebook: Cartas de un Lector.

¡Nos leemos en la próxima reseña o recomendación!



© 2020 CARTAS DE UN LECTOR · POR RODRIGO UNDA